Haití: entre las protestas, el Gobierno y la economía

Puerto Príncipe, 12 feb (PL) Tras días de manifestaciones y disturbios violentos, que llegan hoy a su sexto día consecutivo, la calma sigue lejana en Haití, escenario de una intensa oleada de protestas antigubernamentales en las principales ciudades del país.

 

Quienes están en las calles piden la renuncia inmediata del presidente Jovenel Moise y su equipo de Gobierno, así como medidas urgentes para sortear la difícil crisis económica que enfrenta el país.

Con un déficit presupuestario que supera los 86 millones de dólares en el primer trimestre fiscal, sin aún aprobar la ley de finanzas en curso, una inflación de más del 15 por ciento y la pérdida de más del 20 por ciento del valor de la moneda nacional frente al dólar en tan solo un año, Haití está en el punto más bajo de su situación económica desde la llegada al poder de Moise.

Las medidas dictadas la semana pasada para reducir el gasto estatal y disminuir el déficit presupuestario parecen no contentar a manifestantes, líderes de la oposición y representantes de organizaciones de la sociedad civil, según los cuales el mandatario debe abandonar el puesto.

Para el economista y activista político Camille Chalmers, las disposiciones adoptadas por el Ejecutivo son una burla porque repiten lo que el Gobierno había decretado en 2017, tras la juramentación del entonces primer ministro Jack Guy Lafontant, y que tras casi dos años no se cumplen.

Según el también director ejecutivo de la Plataforma Haitiana por la Defensa de un Desarrollo Alternativo, a pesar de las dificultades financieras el Gobierno continuó el aumento de los gastos y privilegios, hasta el punto que un senador cuesta al Estado mucho más que sus pares en todo el Caribe.

Mientras tanto, crece la crisis en los hogares y aumenta el número de personas por debajo del umbral de la pobreza, que ya alcanza al 80 por ciento de la población y una cuarta parte no puede cubrir sus necesidades alimentarias básicas.

En este contexto, algunos vislumbran el fin del gobierno de Moise y el paso hacia una administración transitoria que permita un nuevo régimen político, una nueva Constitución y redefina las pautas económicas para salir de la lógica neoliberal imperante.

‘La transición debe ser dirigida dentro de un consenso, hay que negociar entre todas las fuerzas políticas’, señaló Chalmers y advirtió la necesidad de asegurarse que este período permita llegar a la restructuración de las estructuras políticas.

Otros tienen una postura más moderada que incluye al actual Gobierno y apelan al diálogo nacional transparente, con todas las opciones sobre la mesa, a fin de poner al país en el rumbo del desarrollo económico y social.

jf/ane

URL: http://hispanosaldia.com/?p=6440

Escrito por en Feb 12 2019. Archivado bajo Actualidad. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Enlaces Destacados

    Buscar en Archivo

    Buscar por Fecha
    Buscar por Categoría
    Buscar con Google

    Galería de fotos

    Contactenos
    Acceder | Designed by Gabfire themes