Melania Trump toma distancia de su esposo

BRIDGEWATER, Nueva Jersey, EE.UU. Un pronunciamiento cuidadosamente preparado. Un vestido polémico. Un súbito silencio o alejamiento del público.

La decisión de Melania Trump de tomar distancia de las críticas de su marido, el presidente Donald Trump, al basquetbolista LeBron James es un nuevo ejemplo de la forma en que calladamente la primera dama trata de crear un espacio entre ella y su esposo, sin criticarlo directamente pero dejando en claro que no está de acuerdo con él.

A través de Twitter expresó su desencanto con la política del gobierno de separar familias en la frontera y posteriormente visitó allí a niños desplazados, algo que su marido no ha hecho. No se hizo ver en público en medio del revuelo en torno a la supuesta relación de Trump con la actriz pornográfica Stormy Daniels. Y su portavoz dejó en claro que la primera dama verá el canal que le venga en gana, incluidas cadenas noticiosas que Trump critica asiduamente.

Grishman afrimó que “no había ningún mensaje encubierto”, mientras que Trump sostuvo que el cartel aludía a los “medios que propagan noticias falsas”.

La oficina de Melania Trump en la Casa Blanca pareciera estar empeñada en dejar saber que la primera dama a veces no coincide con su marido. Cuando el New York Times dijo el mes pasado que Trump estaba furioso porque el televisor de su esposa en el avión presidencial estaba sintonizado con la cadena CNN, Grisham emitió un comunicado diciendo que la primera dama veía “el canal que le venga en gana”.

Melania Trump demostró que no tiene problemas en emprenderla contra alguno de los principales aliados de su marido. Cuando el abogado de Trump Rudy Giuliani dijo que ella le cree a su marido cuando dice que no tuvo nada con Daniels, la oficina de la primera dama emitió un comunicado en el que dijo: “No creo que la señora de Trump haya hablado alguna vez de lo que piensa con el señor Giuliani”.

Hay quienes piensan que sus pasos son calculados.

“Obviamente le ayudan a la primera dama porque la muestran como una persona inteligente e independiente, pero al mismo tiempo ayuda (a Trump) a mantener algo que le interesa en el candelero”, opinó el profesor de comunicaciones de la Universidad de Bsoton Tobe Berkovitz.

Más de uno compara las actitudes de Melania con las de Ivanka Trump, la hija del presidente que también toma distancia de algunos de sus pronunciamientos.

Melania Trump es una primera dama poco convencional. Durante la campaña presidencial evitó el candelero y, según allegados, no pensaba que su esposo sería elegido. Uno de sus objetivos como primera dama es combatir el bullying cibernético, algo irónico si se tiene en cuenta que su marido apela a esa herramienta para atacar a sus enemigos.

Melania nunca ha hablado de las presuntas infidelidades de su marido. En pleno escándalo por la supuesta relación con Daniels y el pago de dinero para que no hablase, suspendió un viaje con su marido el foro económico de Davos, Suiza. -Diario Libre

URL: http://hispanosaldia.com/?p=513

Escrito por en Ago 6 2018. Archivado bajo Entretenimiento. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Enlaces Destacados

    Buscar en Archivo

    Buscar por Fecha
    Buscar por Categoría
    Buscar con Google

    Galería de fotos

    Contactenos
    Acceder | Designed by Gabfire themes